Una Reflexión Sobre la Autorresponsabilidad
 
 
Carlos Cardoso Aveline
 
 
 
 
 
El estudiante de filosofía esotérica dispone de algunos medios y métodos por los cuales puede obtener la sabiduría de modo gradual y seguro. Uno de los Aforismos del Yoga de Patanjali afirma:
 
“La cognición correcta resulta de la percepción, de la deducción y del testimonio.” [1]
 
El siguiente ejercicio consta de siete preguntas e incluye la práctica de la deducción, o inferencia. Él puede y debe ser realizado regularmente. En diferentes momentos de la vida del estudiante, las respuestas o los sentimientos con relación a estas cuestiones serán diversos. Si él anota y registra la fecha de sus reflexiones, podrá percibir a lo largo del tiempo la evolución de sus reacciones personales a los temas sobre los que ha escrito.
 
Las cinco preguntas iniciales son:
 
1) En mi etapa actual de aprendizaje de teosofía, ¿de qué modo respondo a la pregunta sobre si los Maestros de Sabiduría existen, de hecho? Puedo y debo ser sincero conmigo mismo, porque el camino de la sabiduría comienza con la renuncia a la autoilusión.
 
2) Si los Maestros de Sabiduría existen, ¿ellos observan a la humanidad? ¿Qué pienso y siento yo al respecto, como individuo independiente?
 
3) En caso de que los Maestros observen a la humanidad, ¿será que ellos vigilan con especial atención el movimiento teosófico moderno, el cual ellos mismos fundaron cuidadosamente en el siglo XIX, a través de discípulos como Helena Blavatsky y otros?
 
4) Si los Mahatmas observan el movimiento teosófico, ¿será que ellos tienen más afinidad con aquel nivel externo de actividad teosófica falsificada, es decir, aquel nivel que gira en torno a cosas como el poder personal, los rituales espurios, la ambición y la vanidad? ¿O será que ellos prefieren aquella parte del movimiento teosófico que estudia atentamente e intenta vivenciar la enseñanza original transmitida por ellos?
 
5) Y cuando los Maestros observan el movimiento teosófico original, ¿será que ellos observan con más nitidez aquella parte del movimiento que solo memoriza y repite las obras originales y auténticas, intentando vivenciarlas? ¿O ellos prestan más atención a aquellos sectores que, además de hacer eso, miran la situación actual de la humanidad y el futuro de la civilización a la luz de la enseñanza original, discutiendo – de modo crítico y constructivo – el deber y el futuro del movimiento?
 
Las preguntas de arriba merecen una observación cuidadosa. Es útil tener en cuenta que H.P. Blavatsky escribió lo siguiente en el capítulo 14 de la obra “La Clave de la Teosofía”:
 
“Los Maestros miran el futuro y no el presente, y cada error significa solamente más sabiduría acumulada para los días venideros.” [2]
 
Concluida esta etapa del ejercicio, hay que evaluar dos cuestiones dirigidas al propio estudiante. Ellas invitan a un autoexamen crítico tan honesto como sea posible, porque todo aprendizaje implica un deber ético. El conocimiento que se usa mal, o que no se usa, no es conocimiento real.
 
Las preguntas finales son:
 
6) Considerando que la autorresponsabilidad del movimiento teosófico y de los Maestros de Sabiduría con relación al futuro de la humanidad es un hecho comprobado, ¿tengo yo verdadera conciencia de lo que significa actuar, como individuo, dentro del “campo de observación” de los Maestros de Sabiduría? ¿Cómo me siento, personalmente, cuando pienso en esa posibilidad y en esa responsabilidad?
 
7) Hay que examinar, a continuación, si comprendo las implicaciones prácticas de una regla mencionada en la literatura esotérica. El axioma afirma que “el candidato a discípulo no debe preocuparse en ‘encontrar al Maestro’; pero debe, eso sí, tomar las medidas prácticas para que, cuando el Maestro observe su aura, la encuentre correcta y preparada para avanzar por el camino impersonal del deber para con todos los seres”.
 
Este axioma está bien documentado. La obra “Luz en el Sendero” (“Luz no Caminho”), de M. C., afirma:
 
“Es fácil decir, ‘no seré ambicioso’. No es tan fácil decir, ‘cuando el Maestro examine mi corazón, él lo encontrará completamente limpio’.” [3]
 
Apuntando en la misma dirección, Helena Blavatsky aconseja en su texto “Chelas y Chelas Laicos”: 
 
“Antes de desear, haz por merecer.” [4]
 
La vida sigue la ley de la simetría, y la simetría incluye frecuentemente la paradoja. En la experiencia de encuentro con fuentes superiores de inspiración, el estudiante ve con toda nitidez, comprende y abandona lo que hay de peor y más desagradable en sí, es decir, su “esquema de reproducción del dolor”. Este proceso poco agradable es un efecto colateral del hecho de que él está pasando por una experiencia esencial de encuentro consigo mismo. 
 
En el primer párrafo del libro “Luz en el Sendero”, el estudiante lee las siguientes advertencias:
 
“Antes que los ojos puedan ver, deben ser incapaces de llorar. Antes que el oído pueda oír, debe haber perdido su sensibilidad. Antes que la voz pueda hablar en presencia de los Maestros, debe haber perdido el poder de herir.  Antes que el alma pueda erguirse en la presencia de los Maestros, sus pies deben ser lavados con la sangre del corazón.” [5]
 
Duramente golpeado por la fuerza sorprendente de su propia ignorancia, que solo ahora comprende mejor, el estudiante persevera en la acción correcta independientemente de las circunstancias externas. De este modo él descubre y pasa a vivir en unidad creciente con la sustancia más profunda de su propio ser interior, el cual de hecho no es “suyo”, sino universal.
 
Entonces la ignorancia comienza a disolverse lentamente en el aire, destruida de un lado por el fuego de la probación, y del otro por el buen karma de la acción adecuada.
 
NOTAS:
 
[1] “Aforismos del Yoga de Patanjali”, William Q. Judge, Libro I, Aforismo 7. Hay ediciones online en portugués y en inglés disponibles en nuestros sitios web asociados.
 
[2] Vea otra versión de esta frase  en “La Clave de la Teosofía”, Editorial Esperia, Argentina, véase la p. 299. El libro está disponible en nuestros sitios web asociados.
 
[3] “Luz no Caminho”, de M. C., traducción al portugués, prólogo y notas de Carlos Cardoso Aveline, The Aquarian Theosophist, Portugal, 2014, 85 pp., véase la p. 20.
 
[4] El artículo “Chelas e Chelas Leigos” (“Chelas y Chelas Laicos”) está disponible en nuestros sitios web asociados.
 
[5] “Luz no Caminho” (“Luz en el Sendero”), de M. C., The Aquarian Theosophist, 2014, véase la p. 19.
 
000
 
El artículo “Examinando Siete Preguntas” es una traducción del portugués  y ha sido hecha por Alex Rambla Beltrán, con apoyo de nuestro equipo editorial, del cual forma parte el autor.  Título original y link: “Examinando Sete Perguntas”. La publicación en español ocurrió el 27 de noviembre de 2018.
 
000
 
El 14 de setiembre de 2016, un grupo de estudiantes decidió crear la Logia Independiente de Teósofos. Dos de las prioridades de la LIT son aprender lecciones prácticas del pasado y construir un futuro saludable
 
000
 
Haga clic para ver en nuestros sitios web otros textos sobre teosofía y filosofía en español.
 
000
 
El grupo SerAtento, que funciona en portugués, ofrece un estudio regular de la teosofía clásica e intercultural enseñada por Helena Blavatsky (foto).
 
 
Aquellos que deseen unirse al e-grupo SerAtento en YahooGrupos lo pueden hacer visitando https://br.groups.yahoo.com/neo/groups/SerAtento/info.
 
Los interesados en participar de nuestro e-grupo de estudios teosóficos en lengua inglesa, E-Theosophy, deben visitar https://groups.yahoo.com/neo/groups/E-Theosophy/info.
 
000