Si los Desafíos Externos Crecen,
Hay Que Fortalecer la Paz Interior
 
 
Carlos Cardoso Aveline
 
 
 
 
 
* La verdadera felicidad ocurre casi exclusivamente en el territorio del altruismo.
 
* Ninguna bienaventuranza pertenece al yo inferior, aunque parte de ella puede descender sobre los niveles inferiores de consciencia como una gracia inesperada y una fuente de paz.
 
* La falta de reflexión es una enfermedad de nuestro tiempo. Por otro lado, la introspección abre las puertas al Yoga. La capacidad de examinar la vida es algo propio de aquel cuya alma ha despertado. La búsqueda de la verdad constituye un privilegio, porque les da a las personas una cantidad ilimitada de fuerza interior.
 
* No hay límite para las posibilidades creativas de alguien, aunque es posible que la gente tenga una visión muy limitada de este potencial. A través de esfuerzos moderados hechos en la dirección correcta, despertamos poco a poco el poder infinito de la vida, presente en nosotros mismos.
 
* El microcosmo y el macrocosmo son Uno. La paciencia es una herramienta esencial del peregrino, pero cada momento cuenta. Necesitamos una visión correcta del pasado y el futuro; sin embargo, la vida ocurre en el Ahora. El peregrino debe estudiar todo el Cosmos y sus leyes, pero también tiene que observar cada paso suyo sobre la tierra.
 
* La primavera del alma tiene lugar siempre que la luz de la verdad brilla con fuerza creciente. Una primavera no es necesariamente cómoda. La verdad no tiene que ser agradable a corto plazo. La primavera del alma se desarrolla cuando el sol del Yo superior ilumina los errores que debemos corregir; cuando indica acciones nobles que tenemos que hacer y señala  tareas olvidadas hace mucho, que hay que rescatar y realizar.
 
* La fuente del verdadero contentamiento no consiste en satisfacer todos nuestros anhelos, sino más bien en liberarnos de los deseos personales. Alcanzamos la bendición al transcender los horizontes estrechos del yo inferior.
 
* Es errado pensar que la Ley Universal está fuera de nosotros. La Ley del universo, también llamada “ley de la naturaleza”, trabaja en todos los aspectos y niveles del mundo, incluyendo el alma humana. Ella corresponde al dharma, al deber y al Karma, que regulan la vida individual. La voz de nuestra conciencia expresa la Ley. Es el hecho de estar en paz con nosotros mismos lo que nos permite estar en sintonía con los aspectos nobles de los otros seres.
 
* Siempre podemos encontrar bondad en la consciencia humana. El egoísmo es una forma peligrosa de autoengaño y se extingue a su debido tiempo. Sin embargo, hay que desenmascarar la falsedad de una vez por todas antes de liberarnos de ella.
 
* Los que han sido moralmente cegados por la ideología del amor al dinero y al poder son, a menudo, incapaces de ver la bondad en la vida. La generosidad del cosmos hace que el sol salga cada mañana. La buena voluntad mueve a los planetas alrededor del sol, y los pájaros libres expresan una alegría de vivir que es compartida por todos los seres. Es gracias a la presencia sagrada del altruismo que los humanos se ayudan unos a otros en cada aspecto de la vida social.
 
* Una cosa resulta clara del estudio de las Cartas de los Mahatmas y los escritos de Helena Blavatsky: la manera adecuada de aprender filosofía esotérica incluye la construcción consciente de un “puente” entre lo celestial y lo terrenal, entre lo macrocósmico y lo microcósmico, lo espiritual y lo emocional, el ideal y la práctica, los preceptos éticos y el esfuerzo diario.
 
* Una vez que tengamos una meta clara y noble, la tarea clave consiste en enfocar nuestra mente y energía en la práctica de la sabiduría y la búsqueda de la verdad universal. Debemos hacer esto mientras desarrollamos una “segunda atención” que es capaz de identificar las oportunidades divinas a nuestro alrededor. Habrá puertas a las que llamar, y nuevos terrenos que uno aprenderá gradualmente a recorrer.
 
* El que no está preparado para aceptar la derrota no alcanzará la victoria. Solo el peregrino al que no le importa parecer idiota a ojos de los demás puede tener acceso a la sabiduría eterna. Alguien que trata de aparentar ser más listo que los otros tendrá, tarde o temprano, que admitir su profunda falta de inteligencia.
 
* Cuando está en silencio, uno descubre la mejor manera de usar sus energías. Combinando un corazón puro y un discernimiento correcto, el peregrino logra identificar la sinceridad y la falsedad en la mente humana.
 
* La ilusión de la velocidad es un sello distintivo de las sociedades industrializadas. La prisa a nivel físico, emocional y mental lleva a decisiones superficiales e impensadas. Antes de acelerar la marcha hacia adelante, es sabio preguntarnos adónde nos dirigimos exactamente.
 
* A menudo tenemos que elegir entre progresar con lentitud hacia una meta valiosa y avanzar mucho más rápido – inicialmente con más satisfacción – hacia lugares que son peor que inútiles. La ausencia de aceleración preserva el sentido común, permite a las personas pensar por sí mismas y hace que sea más fácil tomar decisiones sabias.
 
* Absteniéndose del apego ciego a esta o aquella forma de acción, uno puede identificar mejor la decisión correcta a tomar. Las reacciones automáticas distorsionan nuestra visión de la realidad y de los hechos. Lo que nos ayuda a tomar decisiones sabias es nuestra perseverancia en adoptar el punto de vista más correcto posible. En el momento de elegir entre el amor a la verdad y el amor a la comodidad psicológica, nuestro carácter se revela.
 
* Si los desafíos externos crecen, hay que fortalecer la paz interior. El materialismo monetario y el fanatismo religioso son formas gemelas de ceguera que siempre se oponen y se complementan la una a la otra. Producen un ruido que no significa nada. Materialismo y fanatismo estimulan la ansiedad superficial. Por otro lado, el amor incondicional a la Vida y la decisión de mejorarse a uno mismo producen equilibrio y bienestar. Un sentido del deber hacia nuestra alma espiritual allana el camino para una felicidad que tiene lugar en los niveles permanentes del ser.
 
* Inmediatamente más arriba que el territorio mental en el que predominan los pensamientos, ocurre una forma de percepción que es demasiado rápida o sutil para ser transformada en palabras. Aunque este nivel de percepción sigue asociando diferentes ideas y hechos, uno puede referirse a él como una forma de “pensamiento sin palabras”. Pero cuando la consciencia se vuelve aún más rápida o sutil que el pensamiento sin palabras, las percepciones de uno trascienden los asuntos específicos y la comprensión surge sin esfuerzo alguno. La consciencia que está por encima del pensamiento es suprema. Para poder ver la plenitud del vacío, sin embargo, el estado de concentración completa debe ser silenciosamente natural y espontáneo.
 
* La falsedad a menudo es dulce, y la verdad, amarga. Sin embargo, el exceso de azúcar y los sabores artificiales – tanto físicos como emocionales – son algo que se debe evitar a lo largo del camino de la sabiduría. O aceptamos la verdad, o la rechazamos. Aceptar la verdad hace necesario cambiar hábitos, elegir la salud – física y espiritual – y ser suficientemente humilde como para querer aprender.
 
* Una perspectiva nueva y más precisa de la realidad puede parecer desagradable en la manera como transforma nuestras vidas. Para enfrentar realidades difíciles, uno no debe pretender que ya lo sabe todo. Al contrario, tiene que reconocer su ignorancia, para ser un  buscador honesto.
 
* A medida que el peregrino pasa a ver sus propios errores sin mentirse a sí mismo, le resulta más fácil corregirlos. Siendo interiormente veraz, el caminante establece la paz en sus varios niveles de consciencia. De este modo, él se torna sincero y está en armonía con los otros seres honestos. El estudiante de filosofía tenderá inevitablemente a esperar que haya sinceridad por parte de todo el mundo. En consecuencia, a los que les gusta comportarse como mentirosos les puede parecer que el peregrino pertenece a otro planeta. Sin embargo, el estudiante sincero no es un extraterrestre. Es solamente un pionero de la civilización futura, cuyas bases están en el principio esencial del respeto por la verdad.
 
* La falsa necesidad de estar siempre en armonía con los demás destruye antahkarana (el puente con el yo superior), separa al individuo de su propia alma, lo lleva a actuar irresponsablemente y estimula lo que no debe ser estimulado.
 
* Para avanzar por el camino, en primer lugar uno debe estar en armonía con la voz de su conciencia, y después debe confrontar el karma de ser sincero en una civilización donde la falsedad no es difícil de encontrar y la hipocresía es a veces más fácilmente aceptada que la verdad.
 
* El sentimiento de honestidad hacia los demás surge de la sinceridad con uno mismo. Por supuesto, los que prefieren no pensar creen que la honestidad es políticamente incorrecta. Las mentes superficiales son llevadas para allá y para acá por vientos pasajeros. Los niveles profundos de la mente son los que marcan la diferencia, pues están en sintonía con el alma de uno.
 
* La palabra “transfiguración” se define como “un cambio completo de la forma o apariencia que da lugar a una belleza moral más profunda, o a más espiritualidad”. Aunque esto es correcto, hay también una forma negativa de “transfiguración”, la cual hace que los aspectos moralmente feos de un individuo se vuelvan visibles. Este segundo tipo de transfiguración usualmente ocurre cuando la personalidad externa de un estudiante de teosofía – lleno de sinceridad y buenas intenciones – se somete al proceso del fuego probatorio o a una examinación influenciada por el psicoanálisis.
 
* Las transfiguraciones, positivas y negativas, son cambios útiles de la forma y expresan los diferentes momentos de los ciclos de la evolución humana. Corresponden a las primaveras y los otoños del peregrinaje espiritual. La filosofía esotérica invita al estudiante a observar el ciclo completo, que incluye las cuatro  “estaciones” del alma.
 
000
 
El artículo “Ideas a lo Largo del Camino – 33” es una traducción del inglés y ha sido hecha por Alex Rambla Beltrán, con apoyo de nuestro equipo editorial, del cual forma parte el autor. Título original y link: “Thoughts Along the Road – 33”. La publicación en español ocurrió el 10 de septiembre de 2019.
 
000
 
El grupo SerAtento, que funciona en portugués, ofrece un estudio regular de la teosofía clásica e intercultural enseñada por Helena Blavatsky (foto).
 
 
Aquellos que deseen unirse al e-grupo SerAtento en YahooGrupos lo pueden hacer visitando https://br.groups.yahoo.com/neo/groups/SerAtento/info.
 
Los interesados en participar de nuestro e-grupo de estudios teosóficos en lengua inglesa, E-Theosophy, deben visitar https://groups.yahoo.com/neo/groups/E-Theosophy/info.
 
000